Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

Institucionalizar a la AMIA para impulsar al sector automotriz: Dr. José Zozaya


por Cluster Industrial 2020-09-25 10:24:00 Compartir

En exclusiva, el Dr. José Zozaya, Presidente Ejecutivo de la AMIA, nos habla sobre los aprendizajes, los retos porvenir y el proyecto de institucionalización que propone para la asociación más importante del sector automotriz en México.


Recién en agosto, el Dr. José Guillermo Zozaya Délano fue apuntado por el Consejo de la AMIA como nuevo Presidente Ejecutivo, luego de ser CEO de la ferroviaria KSCM y portar una larga experiencia como presidente de instituciones relacionadas a la industria y al comercio en nuestro país. Es esta experiencia la que el Dr. Zozaya ha comenzado a poner en práctica en la AMIA, con objetivos claros hacia una representación digna del sector que funcione en beneficio de México.

 

¿Cómo se ha sentido en estas primeras semanas al frente de la AMIA?

Muy contento, motivado. Considero que el sector automotriz es el más o uno de los más pujantes de la economía mexicana y es un privilegio para mí que me hayan dado esta responsabilidad. Hay mucho por hacer, mucho por lograr y eso me da más responsabilidad aún, pero tengo todas las ganas de hacer las cosas que se necesitan y hacerlas muy bien.

 

¿Cuál es su mayor reto al llegar a la presidencia de la AMIA y por qué cambios está pasando la organización en esta nueva etapa?

La AMIA tiene varios retos. Uno es institucionalizarla, es decir, convertirse en una verdadera institución y segundo, que sea un digno representante del muy pujante sector automotriz. AMIA tiene que estar a ese nivel, y yo pienso llevarla a ahí, a un nivel que realmente refleje la importancia del sector.

Pero el primer paso es fundamental; hay que ser primero una gran institución y luego proyectarla a ser el gran representante del sector para que junto con el gobierno y las empresas que lo forman, logremos impulsarlo aún más y crear más y mucho mejores empleos para los mexicanos.

 

¿Cuál es el principal aprendizaje o experiencia, basada en sus cargos anteriores, que está utilizando para desempeñarse en su nuevo rol como presidente de AMIA?

Hay un cúmulo de experiencias buenas y malas; es muy importante lo que te ha salido bien, pero a veces es más importante lo que ha salido mal, porque sabes exactamente qué es lo que no debes de hacer y lo que sí.

Para esto, fue fundamental mi experiencia durante dos periodos como presidente de la American Chamber, como presidente de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles, Presidente del Consejo Mexicano del Transporte, Presidente de la International Board of US-Mexico Chamber of Commerce; creo que esas posiciones me dieron gran conocimiento y la convicción de que estos organismos deben institucionalizarse. Y eso es lo que estaré haciendo con la AMIA: la voy a institucionalizar, para ser un digno representante del sector automotriz.

 

Aunque hay una gran recuperación en uso de la capacidad de producción a pesar de la pandemia ¿cuál es el pronóstico para las armadoras frente a posibles rebrotes de COVID-19?

Las armadoras han demostrado (una vez que reabrieron sus operaciones), que se puede operar bien y cuidando la salud de los empleados. Eso se está logrando en todas las diferentes armadoras. En caso de rebrotes, no veo la necesidad de volver a cerrar todas las industrias. Creo que la experiencia -lamentable en cuanto a fallecimientos- que nos ha dejado la pandemia es cómo cuidarnos mejor. En muchos casos, los empleados están mejor cuidados cuando están en su trabajo que en la calle. Por ello, esperaría que no se llegue al punto de volver a cerrar centros de trabajo del sector.

 

Hemos visto que la recuperación de la industria automotriz se ha acelerado y que el pronóstico de recuperación de la economía se está acelerando, en su opinión personal y con base en su experiencia, ¿a qué cree que se deba esta recuperación más rápida de lo esperada?

Esta crisis económica mundial es derivada de una crisis sanitaria, no de una desaceleración económica, entonces, en el momento en que comienzas a estabilizar la situación sanitaria, la recuperación económica deberá ser mucho más acelerada. Hay evidencias de que economías como los Estados Unidos no van tan mal como se hubiera pensado y eso jala de forma importante al sector automotriz de México, que exporta más del 80% de su producción a los Estados Unidos en su mayoría y a Sudamérica y Europa en menor medida, entre otros países.

Otro factor importante por considerar es cómo reactivamos el comercio local; ahí debemos tener un esfuerzo mayor.

 

Respecto a ello, ¿podría profundizar sobre cómo reactivamos la economía y el consumo local de vehículos, con qué acciones podemos comenzar a hacerlo posible?

Una de las partes importantes es que trabajemos en conjunto el sector privado con el gobierno federal y los gobiernos estatales y locales. Debemos apoyar al sector privado para que siga invirtiendo más, dar seguridad a los inversores y asegurar estado de derecho es fundamental; no solo para la inversión extranjera sino para la nacional. Todos debemos trabajar para que México sea más eficiente y competitivo; para ello existen algunas formas para devolverle competitividad al país, como:

Una devolución rápida del IVA, pues no se está haciendo adecuadamente; se debe cuidar a las empresas certificadas que tenían una devolución rápida, no es tan difícil. Se debe cuidar de manera estructural la sobre regularización, escuchar más a las empresas armadoras para saber qué es viable y qué no. Se debe ver qué es importante y relevante, apliquémoslo de una forma que cumpla la ley y motive al mercado interno.

 

¿Cuál cree que será el mayor reto que tendrá la industria mexicana, tan entrelazada con la de los Estados Unidos con las reglamentaciones uniformes del T-MEC?

El reto más importante es el de la integración regional. Otro es la variación en los temas laborales, pero las armadoras han actuado sobre estos retos desde antes de la entrada en vigor del T-MEC. Ya empezaron a adecuarse y actuar en ese sentido, por lo que no se espera que sea un problema mayor, sin embargo, es un proceso que lleva tiempo por lo que habrá que esperar los resultados y la forma de trabajar de las armadoras.

 

¿Cuál cree que es la principal ventaja que tiene México con respecto a los otros dos países en el T-MEC?

En primera instancia, la capacidad instalada que ya tenía México. El efecto del nearshoring seguramente provocará que inversiones de otros países vengan al país y tendremos que trabajar de la mano, empresarios y gobierno para dar esa confianza, demostrar el respeto al estado de derecho, que no se van a sobre regular los sectores, al contrario, se buscará que la producción sea ágil para que sigamos siendo un país con una gran competitividad. Además, este proceso de integración regional obliga a empresas a tener una cierta preferencia por México gracias a los beneficios que ofrece.

 

¿Qué acciones está tomando o tomará la AMIA para apoyar a la industria automotriz nacional a superar los retos presentes?

Primero realizaremos un diagnóstico interno, para evaluar nuestra infraestructura interna: lo que tenemos y lo que somos. En segundo lugar, tomaremos en cuenta las opiniones y expectativas de todos nuestros socios con la AMIA. En tercer lugar, renovaremos la imagen que mostramos a los medios, asociaciones y cámaras, así como en la relación con gobierno federal.

También buscaremos la implementación de políticas internas de operación y ver qué queremos proyectar; como renovar nuestro sitio web, entre otros puntos. Primero terminaremos este diagnóstico, y, si me lo autorizara el consejo de la AMIA, pasaremos a la implementación.

                                    

En nuestro país, el cambio hacia la electrificación ya ha comenzado, las armadoras comienzan a producir híbridos y modelos totalmente eléctricos, sobre todo para exportación, por ser un mercado nacional aún en crecimiento ¿Cuál es su posición respecto a los automóviles eléctricos?

La industria va llevando sus pasos a nivel nacional y global; eso es algo que debemos cuidar mucho, no puedes, de repente, hacer todo eléctrico en México. La contaminación y sus efectos más graves se deben al combustible, no al automóvil en sí; si tenemos combustibles más limpios, el auto no emitirá contaminación tan dañina.

Sin embargo, hay que escuchar a la industria para tomar decisiones sobre la liberación de importación de vehículos eléctricos y de otros países en México, porque tienes una planta productiva nacional que está dando empleo a los mexicanos y con medidas así pudieras perjudicar al mercado interno. AMIA está buscando aliados para tomar medidas adecuadas que cuiden el mercado y el sector automotriz con el objetivo de crear mejores y mayores empleos a los mexicanos.

 

¿Podría ofrecernos un mensaje sobre qué esperar de la AMIA en esta nueva etapa para todo el sector?

Pueden esperar una gran apertura en la AMIA para todos los integrantes del sector y relacionados con este. También será bienvenida cualquier opinión y será tomada en cuenta. Entre todos debemos de trabajar para hacer este sector más grande y más fuerte para que esto se traduzca en más y mejores empleos para los mexicanos.




Entrevista realizada por Adrián Martínez y Martín García López; agradecemos a LLYC México por su apoyo en la realización de esta entrevista.

 



AMIA
ARMADORAS
EXPORTACIÓN
INDUSTRIA
MÉXICO
NEGOCIOS
USMCA
VEHÍCULOS
VENTAS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X