Leer la revista online
Leer la revista online
 

Capital humano

Panorama laboral para el cuarto trimestre de 2020 en México


por Cluster Industrial 2020-10-20 09:50:00 Compartir

México concluirá el año con 800 mil empleos menos que los existentes a finales de 2019, pero de acuerdo con la Encuesta de Expectativas de Empleo para el cuarto trimestre, el 10% de las compañías reactivarán las contrataciones.


2020, el año más insólito en la historia reciente, concluirá en México con unos 800 mil empleos menos que los existentes a finales de 2019, pero también con un resquicio de esperanza, pues, de acuerdo con la Encuesta de Expectativas de Empleo para el cuarto trimestre –realizada por Manpower en una muestra de 3 mil empresas mexicanas–, 10% de las compañías participantes reactivarán las contrataciones.

 

No obstante, la misma encuesta revela que un porcentaje similar de empresas contempla seguir haciendo recortes de personal, lo que lleva la tendencia neta de empleo a experimentar una minúscula recuperación de apenas 1%.

 

Los empleadores que prevén incrementar sus plantillas laborales se encuentran en los sectores de agricultura y pesca y de la construcción, con una tendencia neta de empleo de 7% y 2%, respectivamente. En contraste, los sectores de servicios y comercio prevén recortes de trabajadores, con una tendencia de -3% y -2%, respectivamente.

 

A nivel nacional, los estados que estiman un incremento en la tendencia neta de empleo superior al promedio son Durango, Baja California Sur, Morelos, Chihuahua, Querétaro y Sonora, mientras que las entidades que esperan un decremento incluso menor a 6% son Nuevo León, Yucatán, Aguascalientes, Estado de México y Puebla.

 

Las cifras de 2020

 

En los primeros ocho meses del año, de acuerdo con el IMSS, se han perdido 833 mil 100 plazas, que es la mayor cifra para ese lapso desde que se registra el dato. A su vez, el INEGI informa que, al cierre de agosto, hubo 27.8 millones de empleos informales y 22.6 millones de empleos formales.

 

'Los empleos perdidos de marzo a agosto, corresponden a todos los niveles de ingresos', señala Mauricio Reynoso, Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos, AMEDIRH. 'En los empleos que perciben de uno a dos salarios mínimos, se han perdido 2.9 millones de plazas, lo que refleja el impacto diferenciado de la pandemia sobre los niveles salariales más bajos'.

 

La pérdida de empleos se ve agravada por los altos niveles de informalidad. Entre marzo y abril, se registró una pérdida de 10.4 millones de puestos informales frente a una reducción de 2 millones de puestos formales, situación que generó una contracción de la tasa de informalidad de 8 puntos porcentuales, de 55.7% a 47.7%. Sin embargo, entre abril y mayo los puestos informales crecieron de 20.7 millones a 22.6 millones, lo que implicó un incremento de la tasa de informalidad de 4.1%.

 

El impacto también puede medirse en términos de menos horas laborales. La OIT calcula que la pérdida de 14% de horas laborales por la pandemia equivale globalmente a 400 millones de empleos a tiempo completo.

 

'En México, las suspensiones y la reducción de la semana laboral dan cuenta de aproximadamente la mitad de la reducción de las horas; la otra mitad se explica sobre todo por el tránsito del empleo a la inactividad laboral', explica Mauricio Reynoso.

 

Por otra parte, es importante señalar que la crisis laboral provocada por la pandemia ha tenido un efecto desproporcionado y perjudicial contra dos grupos demográficos en particular: las trabajadoras, que suelen emplearse en sectores duramente golpeados (alimentación, hotelería, minorista, inmobiliario) y los jóvenes, de ambos sexos. La población de 15 años y más que no trabaja y que no busca un trabajo activamente (población no económicamente activa) aumentó en 279 mil personas en agosto.

 

Hacia el cuarto trimestre

 

De frente al cierre de año, la balanza es frágil. Las empresas que le apuestan al crecimiento merecen nuestra congratulación sin reserva alguna. Sin embargo, también sabemos que el entorno incierto y la ausencia de incentivos gubernamentales están llevando a algunas compañías a contemplar reducción de salarios, despidos, otorgamiento de vacaciones o suspensiones laborales. Además, no todas las nuevas contrataciones contarán con seguridad social.

 

'Con todo, tengamos presente que, para aprovechar el resquicio de luz tras la nube, primero hay que reconocer a esta. Y estar listos para cuando se marche, porque no estará ahí por siempre', concluye el Director General de AMEDIRH.

 



INVERSIÓN
MÉXICO
NEGOCIOS
RESPONSABILIDAD SOCIAL

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X