Leer la revista online
Leer la revista online
 

Innovación y Tecnología

Continental celebra 50 años del primer sistema de frenos ABS


por Cluster Industrial 2019-09-03 07:20:00 Compartir

Fue el 3 de septiembre de 1969 cuando se presentó al mundo el primer sistema de frenos antibloqueo (ABS) en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt. Este sistema ha avanzado mucho en cincuenta años y hoy es básico en muchos vehículos.


El ambiente en el IAA en Frankfurt am Main (Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt) en el otoño de 1969 fue excelente. La industria del automóvil estaba en auge en ese momento. La empresa de tecnología Continental presentó un estreno mundial: en aquel entonces, ITT-Teves, ahora parte de Continental, presentaba el MK I, el primer sistema de frenos antibloqueo (ABS).

 

La idea de evitar que las ruedas se bloquearan cuando un automóvil frena con fuerza para que el automóvil pueda continuar su dirección se les ocurrió a los diseñadores de vehículos en la década de 1920. Pero la solución al problema surgió con el desarrollo de dispositivos electrónicos potentes. A partir de 1965, los ingenieros de Teves (más tarde ITT-Teves), trabajaron en un sistema de frenos antibloqueo para automóviles de pasajeros. El sistema se presentó en la IAA hace 50 años en 1969.

 

Sin embargo, la tecnología se usó inicialmente solo en 36 vehículos de prueba para la policía sueca. La crisis del petróleo y el subsecuente debilitamiento de la economía, que golpeó el mercado automotriz particularmente duro, impidieron la producción en serie durante años.

 

Esto finalmente comenzó en 1984, como un avance tecnológico: a diferencia de los sistemas de la competencia que ya estaban en el mercado, Teves, ahora parte de Continental, lanzó el MK II, el primer ABS controlado por microprocesador en el mundo.

 

En Norteamérica estaba disponible para el Lincoln Continental, mientras que en Europa esta tecnología de seguridad se convirtió en una característica estándar del Ford Scorpio. Su instalación en las ensambladoras fue otra novedad, ya que en ese momento el ABS generalmente solo estaba disponible como una característica opcional por un costo extra significativo.

 

Helmut Fennel, que en ese momento desempeñaba una función clave en la promoción del uso de microprocesadores para ABS, explica la ventaja decisiva de la tecnología de la siguiente manera: 'Debido a su programabilidad, nuestro sistema podría ser validado de manera rápida y óptima tanto para maniobras de frenado en bruto es decir, con un alto coeficiente de fricción, y para aquellos en carreteras resbaladizas, como en hielo en invierno. También era considerablemente más flexible que otras soluciones y, por lo tanto, podía adaptarse rápidamente a diferentes conceptos de vehículos, como modelos con tracción delantera o tracción total. La solución de microprocesador nos dio una ventaja de varios años'.

 

El MK II fue el primer ABS en el mercado en combinar la función de freno, el refuerzo de freno, el control hidráulico y el sistema de frenos antibloqueo en una unidad compacta. Un sistema de control de tracción (TCS) también se integró poco después. Un hito importante en el desarrollo de ABS fue el posterior sistema MK IV, que entró en producción en serie en 1989 y, por primera vez, también incluyó un sistema electrónico de distribución de la fuerza de frenado, haciendo superfluos los componentes mecánico-hidráulicos.

 

Los desarrolladores de Continental dieron otro salto de desarrollo en 1995, cuando se integró por primera vez un control electrónico de estabilidad (ESC) en el sistema MK 20 y, además, se desarrolló un diseño innovador. En esta nueva disposición, que se ha convertido en el estándar mundial, el motor está ubicado en la parte superior, el bloque de la válvula en el medio y la electrónica debajo.

 

Un ABS de hoy está equipado con hasta 50 funciones adicionales y de seguridad, como la liberación automática del freno de estacionamiento al arrancar, la asistencia de arranque en pendientes o como un componente importante de los sistemas de control de crucero adaptativo. Y todo eso en solo dos kilogramos y ocupando la misma cantidad de espacio que una cámara réflex de lente única (SLR). El primer ABS de Continental listo para la producción era del tamaño de una lata de gas de 5 litros y pesaba 11.5 kilogramos.

 

Desde la introducción de los primeros sistemas a fines de la década de 1970, el número total de personas muertas en el tráfico por carretera en Alemania ha disminuido en un 80 por ciento.

 

Los frenos ABS, tanto para autos como para motocicletas, contribuyen de manera significativa al objetivo a largo plazo de Vision Zero, un futuro sin accidentes de tráfico. Para acercarse cada vez más a este objetivo, incluso después de 50 años de ABS, Continental todavía está trabajando en el desarrollo de este sistema de seguridad.

 

Fuente: Continental.


 



CONTINENTAL
INTERNACIONAL
PROVEEDURÍA
SEGURIDAD VIAL
TECNOLOGÍAS
TIER 1

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X