Leer la revista online
Leer la revista online
 

Relaciones Bilaterales

Logran "acuerdo comercial de EU y México"... adiós TLCAN


por Cluster Industrial 2018-08-28 00:00:00 Compartir

Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo preliminar para revisar partes clave del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, un paso fundamental para reavivar el acuerdo comercial de veinticuatro años de antigüedad y que estuvo cerca del co


El presidente estadounidense Donald Trump dijo en una conferencia que el pacto se llamará "Acuerdo Comercial de Estados Unidos y México" porque quiere dejar atrás el nombre TLCAN (NAFTA en inglés) por las connotaciones negativas que tiene el término. Trump ha calificado el TLCAN como el peor acuerdo comercial de la historia de su país. A la reunión en la Casa Blanca acudieron los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía de México, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto se sumó por vía telefónica. En varios tuits, Peña Nieto dijo que también habló recientemente con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para que se incorpore a lo negociado tan pronto como finales de esta semana y se logre así un acuerdo trilateral. Alcanzar este acuerdo para revisar partes del TLCAN les daría a los tres países un respiro en medio de la guerra comercial que Trump empezó con países de todo el mundo, incluidos los socios del TLCAN —México y Canadá—, al igual que la Unión Europea y China. Sin embargo, el pacto preliminar se queda corto en comparación con una renegociación total del tratado norteamericano, pues aún no incluye a Canadá. Aunque ese país es parte, ha estado ausente de los diálogos recientes en Washington. En varias ocasiones, Trump ha amenazado con clausurar las negociaciones con Canadá y solamente tener acuerdos bilaterales separados. Aunque esto es poco probable debido a la oposición de México, de legisladores estadounidenses y de las industrias norteamericanas que dependen del libre comercio trilateral. Las relaciones comerciales de Ottawa y Washington se han deteriorado por las acusaciones de Trump contra los canadienses sobre productos lácteos y las afirmaciones del gobierno de Trudeau de que no firmará un acuerdo que no le favorezca. ¿Y CANADÁ? El viernes, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo que Canadá estará “contenta” de reincorporarse a las negociaciones en cuanto haya más avances en los temas espinosos entre México y Estados Unidos, como lo sería este pacto preliminar. “Ya que se resuelvan los temas bilaterales, Canadá se unirá al diálogo para trabajar temas tanto bilaterales como trilaterales”, dijo Freeland. Un TLCAN renegociado deberá conseguir el visto bueno legislativo en Estados Unidos antes de entrar en vigor. El pacto preliminar está centrado en temas de la industria automotriz y resuelve así una importante fuente de fricción, pero no toma en cuenta otros temas polémicos que afectan a los tres países signatarios. CAMBIOS DENTRO DEL NUEVO ACUERDO Varios de los cambios importantes son actualizaciones del tratado que ya toman en cuenta el auge del internet y la economía digital. Pero los asesores de Trump también han exigido grandes modificaciones a las normas para la manufactura automotriz en un esfuerzo por llevar buena parte de la producción a Estados Unidos desde México. SECTOR AUTOMOTRIZ Para que no haya tarifas arancelarias con el TLCAN, las empresas automotrices deberán manufacturar en América del Norte el 75 por ciento del valor del automóvil, una proporción mayor a la actual del 62.5 por ciento. También se requerirá que utilicen más aluminio, acero y autopartes locales, y que una proporción del vehículo sea fabricada por trabajadores que ganen al menos 16 dólares la hora; eso sería un impulso para las maquilas canadiense y estadounidense. Por medio de un escrito enviado a los Clusters Automotrices de México, Óscar Albin, Presidente Ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes informó lo siguiente: "Les escribo desde Washington, donde todo parece indicar estamos en las últimas reuniones de la renovación del TLCAN. Les actualizo sobre los temas automotrices, primeramente y contrario a lo que dicen muchas noticias periodísticas en México, las Reglas de Origen Automotriz no están aún negociadas y precisamente estamos en ello. Considero que muy poco podremos lograr en ventaja a la última propuesta de EEUU", redacta Albin. ÚLTIMA PROPUESTA HECHA POR ESTADOS UNIDOS: Autos y camionetas hasta 8 TN (Incluye Vans) 1. 75% VCR Nafta. Costo Neto. 2. 70% de su compra corporativa de acero ( Canadá + EEUU + Mex ) deberá ser de Nafta. 3. 70 % de su compra corporativa de aluminio ( Canadá + EEUU + Mex ) deberá ser de Nafta 4. 40% en autos y 45% en Pick-ups deberá de ser contenido de manufactura en región de más de $16 dlls/hora. De este porcentaje puede ser 10% de gasto en I+D y IT y 5% en otros gastos siempre y cuando la OEM tenga manufactura de Motores, Transmisiones y Baterías en este nivel de Región. Lo anterior lleva a que mínimo deberá contener partes hechas en EEUU y Canadá por al menos 25% del costo. 5. Las siete partes definidas como “Core Parts” deberán ser manufacturadas en Nafta. (Motor, Transmisión, Chasis y Carrocerías, Ejes y Cardan,Baterías de Litio, Sistema de Suspensión y Sistema de Dirección). 6. El tiempo de implementación es paulatino, llegando a las nuevas reglas en tres años. Comentarios a los puntos anteriores: (Hechos por Óscar Albin) 1. Alcanzar el 75% para las armadoras no americanas requerirá mayor inversión en herramentales y partes localizadas en Nafta, muchas de ellas comunes con otras plataformas en autos producidos fuera de Nafta. 2. La obligatoriedad de comprar acero y aluminio de Nafta provocará incremento de precios en esas materias primas en la región, ya lo estamos teniendo con la imposición de aranceles al acero y aluminio con la 232. La región perderá competitividad vs autos producidos con aceros y aluminio más barato en otras regiones. 3. Igual que el anterior. 4. La regla de mano de obra fue un remplazo de la original que indicaba que el 50% del costo fuera de Estados Unidos, era violatorio a cualquier regla de Tratado de Libre Comercio, por lo que se sustituyó por ésta con la venia de Canadá. Esta es la más perjudicial para nuestra Industria de Autopartes en México, ya que podrías provocar que algunas OEM´s solicitaran la manufactura de algún componente para su planta en México, hecho en EEUU o Canadá. Contrario a lo que hoy sucede por conveniencia logística y de costo. Estamos asegurando que la materia prima y componentes que nuestra proveeduría en México adquiere de EEUU y Canadá, les cuente a las OEMs Mexicanas, es decir la tela, el aluminio, el acero, el polipropileno que todos importamos de EEUU y Canadá, pero vendemos en los componentes Mexicanos le puedan contar a las OEMs para ese 25%. Considero que hasta un 8% del costo esta en estos componentes. Nos obligaría a dar detalles de costos a nuestros clientes y hará la mecánica de información complicada. 5. Esta considero que es la más nociva para las armadoras no americanas, especialmente en lo que se refiere a motores y transmisiones. Hoy todas las armadoras no americanas importan motores y transmisiones de sus países de origen para poder ofrecer al mercado una diversidad de opciones en el mismo vehículo, de esta forma vemos como fabrican el motor de mayor volumen en la región Nafta, pero importan las versiones cortas como Diésel, Turbo, etc. Es difícil creer que las OEMs estaránaptas en invertir en plantas de motores o transmisiones en Nafta, cuando la tecnología a futuro apunta a otro lado. Tendrán que restringir su oferta de mercado y eso es doloroso para cualquier marca. 6. La implementación de todo esto en tres años es una locura, lo expresado por nosotros es que necesitamos tres años de gracia y empezar gradualmente hasta el año ocho. Difícil de conseguir pero es lo solicitado. FUENTE: EL UNIVERSAL En los últimos días hubo diferencias sobre cómo conciliar estas reglas con las tarifas arancelarias que Trump ha amenazado con imponer a las automotrices y sobre medidas para afianzar en el tratado la liberalización del sector petrolero y de gas mexicano, reformas que el gobierno electo que asume en diciembre ha criticado. Ildefonso Guajardo, el actual secretario de Economía de México, dijo que Jesús Seade, el negociador principal designado por el gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador, ya estuvo involucrado en las discusiones sobre los acuerdos energéticos. Tanto los mexicanos como los estadounidenses han buscado apurar la renegociación completa del TLCAN para que termine antes de agosto; eso aseguraría que el gobierno de Trump tiene tiempo suficiente para dar la notificación requerida de noventa días al Congreso para que el tratado renegociado pueda ser firmado por el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, antes de que deje el poder. Sin embargo, debido a la ausencia de Canadá en la mesa de negociación, eso parece cada vez menos probable. Aunque el anuncio del pacto preliminar sí es un alivio de cara a las recientes tarifas impuestas por el gobierno de Trump a productos como el acero y el aluminio. Trump, además, ha generado hasta ahora mucha incertidumbre respecto a las negociaciones del TLCAN, aparentemente con la idea de que esa estrategia le da ventaja a los negociadores estadounidenses. Canadá y México están entre los países afectados por los aranceles al acero y aluminio y la Casa Blanca ha amagado con agregar tarifas a la producción automotriz. EN RESUMEN: El entendimiento comercial que se logró entre México y Estados Unidos contempla las siguientes medidas: 1. Desaparece la cláusula de extinción del Tratado de Libre Comercio cada 5 años conocida como “Sunset”, como proponía Estados Unidos. El acuerdo durará 16 años prorrogables por otros 16 y se revisará cada 6 años. 2. Desaparece la cláusula de estacionalidad que limitaba el envío de productos mexicanos del campo en ciertos periodos del año. 3. En cuanto al contenido regional el 75 por ciento de las partes de un vehículo deberán de hacerse en Norteamérica, ya no 62.5 por ciento como contempla el acuerdo original. Además establece que entre un 40 y 45 por ciento de automóviles sea ensamblado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares por hora. El sector Empresarial Mexicano precisó que esto se hará de manera gradual. 4. Se mantiene el capítulo 20 donde se establecen los mecanismos de resolución de controversias entre las tres naciones. 5. En el Capítulo de Energía se respetarán las concesiones otorgadas, además se deja en claro el papel del estado y su participación en las actividades del sector. 6. Finalmente se propuso cambiar el nombre del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por el de "Acuerdo Comercial México-Estados Unidos", esta decisión dependerá de que Canadá se integre y acepte la resolución del nuevo acuerdo. Fuente: Cluster Industrial +

 




Podría interesarte...
Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X