Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

Industria automotriz: entre bloqueos y desabastos


por Cluster Industrial 2021-03-19 12:49:00 Compartir

¿Cuáles son los bloqueos logísticos y desabastos de componentes y materias que tienen detenidas a varias armadoras en México y Norteamérica? Te presentamos un análisis de esta situación que sigue alargando la recuperación del sector automotriz.


México, 19 de marzo.- A un año del inicio de la pandemia por COVID-19, la gran bola de nieve para la industria automotriz mundial aún no se ha detenido. De los paros obligados por sanidad y evitar contagios, pasamos a disrupciones en cadenas de suministro, a una lenta recuperación por debajo del rebote en la demanda de autos; y ahora, los rebotes y tendencias de consumo tienen al sector en otro grave aprieto que puede durar varios meses más.



Además de situaciones impredecibles como la tormenta invernal de Texas que afecto cadenas de proveeduría en la región, hay otros dos culpables: La congestión o bloqueo portuario en las costas de los Estados Unidos y México, y el desabasto generalizado de semiconductores y algunos materiales plásticos. A continuación, te explicamos a detalle:

 

1.- Bloqueos de puertos:

 

Seamos breves: el problema con los puertos es que no están llegando los petroquímicos para procesos de plásticos y componentes electrónicos de los autos. Este es el caso de Toyota, que no estaba sufriendo por semiconductores anteriormente, sino por partes que se vieron afectadas en su suministro desde la tormenta invernal de febrero en Texas, y ahora por las largas filas de buques cargueros de contenedores esperando a descargar en puertos de Norteamérica.

 

¿Por qué no están llegando? Debido a restricciones relacionadas con la pandemia de COVID-19 en las zonas portuarias y la congestión que esto provoca sobre todo en los puertos de Los Angeles, Oakland y Vancouver en Estados Unidos. La llegada de importaciones a estos puertos se ha incrementado en hasta un 50% comparadas con el año pasado, provocando congestiones y contenedores detenidos.

 

En especial, el puerto de Los Angeles sirve como entrada para materias primas petroquímicas para las plantas norteamericanas de Toyota y Honda, mismas que han anunciado paros por esta situación. El 32.2% de la carga marítima que recibe Honda en la región llega a través del puerto de Los Angeles, mientras que para Toyota representa el 53.3% de sus importaciones (Fuente: S&P Global).

 

La congestión portuaria continuará mientras la pandemia no ceda y el consumo siga aumentando, por lo que se pronostica que el alto volumen de arribos a los puertos continúe hasta la mitad de 2021, por lo menos.

 

 

 

2.- Desabasto de semiconductores y plásticos:

 

Se necesitan estrategias para alinear la llegada de semiconductores, y próximamente, de baterías para los autos eléctricos. Estas partes no fluyen de forma tan rápida como otras partes para la industria automotriz, y están localizadas sobre todo en Asia.

 

Expertos en los Estados Unidos dijeron a The Detroit News que la demanda de semiconductores puede tomar entre 3 a 6 meses para solucionarse mediante acciones como la relocalización de proveeduría o el incremento y reserva de capacidad de producción de fabricantes de estos componentes.

 

GM mantiene varias plantas en Norteamérica en paros de producción debido al desabasto, como la de San Luis Potosí, que tiene cerca de un mes sin producción. General Motors ha declarado que esta situación podría significar pérdidas en 2021 de entre 1.5 y 2 mil millones de dólares.

 

La razón por la que es tan difícil para algunas armadoras el cambiar su proveeduría de semiconductores es porque las plataformas de vehículos suelen ser diseñadas con un proveedor de microchips específico en mente, cuyas capacidades se adecuan mejor a sus autos. Por ejemplo: Los dispositivos de Apple y los dispositivos Android utilizan semiconductores muy distintos, que no pueden ser intercambiados.

 

Estas estrategias pensadas desde los departamentos de R+D de las automotrices hacen que sea muy difícil y costoso el cambiar de proveedores. El aumentar la capacidad de producción de los proveedores ya definidos también lo es; el fabricante de semiconductores más grande del mundo, Taiwan Semiconductor Manufacturing, construirá una fábrica en Arizona para proveer a Norteamérica de forma más cercana, esta ubicación tendrá una inversión de 12 mil millones de dólares, seis veces más de lo que cuesta una planta armadora de autos en promedio.

 

¿Y qué hay del desabasto de plásticos? La tormenta invernal de Texas que afectó también al norte de México el pasado mes de febrero provocó interrupciones en las cadenas de suministro de la región, pero poco se ha mencionado acerca de su efecto negativo para los proveedores de plásticos. La producción de PVC cayó un 60% a causa del problema climático, según datos del organismo ICIS.

 

Una vez más, la producción justo-a-tiempo ha demostrado sus puntos negativos al ser impactado por situaciones imprevistas, pero no se espera que las cadenas de suministro cambien demasiado una vez que este problema logre solucionarse, pues el ahorro que se tiene de este sistema basado en la manufactura esbelta es mayor que el de tener inventarios de sobra.  

 

Podemos pensar en la situación de la industria como similar a la vacunación alrededor del mundo, pues existe producción y distribución de vacunas, como de semiconductores, pero simplemente no es suficiente para todos. Y si llevamos más allá la comparación, la situación logística en Norteamérica es parecida a la vacunación en algunos lugares del país: una gran fila, que, a cuentagotas, va ofreciendo una esperanza sin fechas claras.


 



ARMADORAS
ASIA
ESTADOS UNIDOS
GENERAL MOTORS
HONDA
INDUSTRIA
MÉXICO
PRODUCCIÓN
PROVEEDURÍA
TOYOTA

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X