Leer la revista online
Leer la revista online
 

Innovación y Tecnología

Bosch tiene gran puntaje en japón, con tecnología inteligente


por Cluster Industrial 2018-06-19 00:00:00 Compartir

El Grupo Bosch está obteniendo grandes puntajes en Japón gracias a sus soluciones innovadoras e inteligentes para el mercado local y para la industria automotriz japonesa global. 


FOTO: Klaus Meder, presidente de Bosch Japón. "Bosch ha logrado un progreso impresionante en Japón. Estamos trabajando con los fabricantes de automóviles japoneses para impulsar la automatización, la electrificación y la conectividad de la movilidad. Además, nos estamos centrando cada vez más en soluciones de IoT, como la agricultura inteligente ", afirma Klaus Meder, presidente de Bosch Japón. El año pasado, el proveedor líder de tecnología y servicios registró ventas de 2.300 millones de euros en Japón, un aumento de aproximadamente un 10 por ciento con respecto al año anterior. Bosch Japón también tuvo un buen comienzo en 2018, debido principalmente al fuerte crecimiento del sector comercial de Mobility Solutions, que genera una parte importante de las ventas de la compañía en Japón. En 2017, la compañía creció dos veces más rápido en esta área que el mercado local. El sector empresarial de Tecnología Industrial también tuvo un buen desempeño. Bosch ha estado operando en Japón desde 1911 y actualmente emplea a unas 6 mil 600 personas en el país. Las empresas con fabricantes de automóviles japoneses ven un crecimiento de dos dígitos En 2017, las ventas globales de Bosch a las automotrices japonesas aumentaron año tras año en alrededor del 11 por ciento, lo que lo convierte en el sexto año consecutivo en que registran un crecimiento de dos dígitos. De cara al futuro, Bosch espera que esta tendencia continúe en el mediano plazo. FOTO ESPECIAL Bosch no solo suministra a los fabricantes de automóviles japoneses a nivel local, sino que también colabora estrechamente con ellos en todo el mundo. En la región ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), por ejemplo, los fabricantes de automóviles japoneses disfrutan de una cuota de mercado de alrededor del 90 por ciento. En consecuencia, la región es un foco de inversión para el Grupo Bosch. Por ejemplo, a finales de 2017, la compañía abrió su segunda planta de soluciones de movilidad en Tailandia, lo que representa una inversión total de 80 millones de euros. La nueva fábrica inteligente en Hemaraj, Tailandia, fabrica componentes que incluyen válvulas de inyección, tecnología de interconexión y sensores de detonación. El sitio también alberga un centro de investigación y desarrollo en el que unos 60 asociados trabajan en el perfeccionamiento de los sistemas de inyección de gasolina. FOTO ESPECIAL Bosch también está expandiendo sus operaciones de fabricación en Vietnam. Desde 2008, la compañía ha estado produciendo cinturones de presión para transmisiones automáticas continuamente variables en Dong Nai, que se encuentra a unos 40 km al este de la ciudad de Ho Chi Minh. Bosch está invirtiendo actualmente alrededor de 60 millones de euros para convertir esta planta en una fábrica inteligente y aumentar su capacidad de producción. A finales de 2018, la inversión total en el sitio habrá superado los 320 millones de euros desde 2011. Expansión del negocio de IoT: soluciones de cultivo inteligente Además de su negocio de soluciones de movilidad, Bosch también se centra en el desarrollo de soluciones conectadas en Japón, para lo cual se basa en el alto grado de fortaleza innovadora del país. El año pasado, por ejemplo, vimos el lanzamiento de Plantec, un sistema inteligente para optimizar el cultivo de tomate en invernaderos japoneses. La solución se adapta al mercado local, ya que el cultivo en invernadero está particularmente extendido en el país. Plantec usa sensores para medir la humedad, la temperatura, los niveles de dióxido de carbono y la luz solar. Estos parámetros ambientales son cruciales para el crecimiento de la planta y los datos sobre ellos se recopilan y envían a través de una puerta de enlace a un servidor en la nube. Allí, un sistema analiza los datos y tiene en cuenta parámetros agrícolas importantes adicionales, así como el pronóstico del tiempo. Los resultados del análisis se muestran en una aplicación. El sistema puede analizar el riesgo de infección y usar inteligencia artificial para planificar el uso de pesticidas con anticipación. Por lo tanto, puede ayudar a los agricultores a minimizar la pérdida de cultivos. El trabajo en este proyecto se está llevando a cabo en conjunto con el Centro Bosch de Inteligencia Artificial (BCAI). A fines de 2018, la compañía planea expandir este servicio al cultivo de fresas y pepinos. El objetivo de Bosch es suministrar alrededor del 10 por ciento de los invernaderos de Japón para 2020. Fuente: Cluster Industrial +

 




Podría interesarte...
Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X