Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

¿Cómo está reaccionando la industria automotriz con el desabasto de gas natural en México?


por Cluster Industrial 2021-02-19 09:50:00 Compartir

Cluster Industrial tuvo la oportunidad de hablar con Horst Mollhoff y Mario de la Cruz Álvarez, miembros, respectivamente, de Stant y CIE Automotive, sobre cómo el desabasto de gas natural ha afectado a los procesos de sus plantas y a sus proveedores


A consecuencia de las condiciones climatológicas que azotan el sur de Estados Unidos, la importación de gas natural continúa por debajo de lo programado, ya que se ha restringido este mineral para México hasta el 21 de febrero. Esto ha traído problemas con la industria automotriz en donde armadoras como Mazda, Volkswagen, Audi, General Motors, Kia, Nissan, Honda y Ford han detenido o ajustado su producción. Y es que recordemos que cerca del 40% de la generación eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el 60% de la producción nacional tiene como insumo a este energético, que en su mayoría no es producido en México sino importado de Estados Unidos porque lo cierto es que, si bien México podría tener su propia fuente de gas natural, es más barato comprarlo que invertir en extraerlo y producirlo aquí.

Para conocer qué perspectiva tiene la industria automotriz sobre el tema, Cluster Industrial habló con Horst Mollhoff, Global Purchasing Manager de la empresa Stant, y con Mario de la Cruz Álvarez, Purchasing and Logistic Corporate Manager en CIE Automotive y presidente del Comité de Compras del Cluster Automotriz de Guanajuato (CLAUGTO); empresas líderes en la fabricación de componentes para marcas automotrices. Tanto Horst Mollhoff como Mario de la Cruz Álvarez coincidieron que, si bien el desabasto de gas natural no ha golpeado a los clientes directos aún y no ha afectado tanto a sus proveedores, de seguir la escasez podría haber una burbuja en la cadena de proveeduría que tendría un aumento de costos, ya que estos buscarían utilizar otro tipo de energía para sus procesos, siendo el gas de petróleo más caro. Horst Mollhoff dio un ejemplo muy claro, si una empresa paga 10 pesos por un 1 litro de gas natural, el gas de petróleo costaría el doble, además que la transición sería de aproximadamente 3 semanas para eso. Agrego que la afectación se vería realmente en los próximos dos meses dependiendo de las medidas energéticas que tome la industria.

Ambos líderes concordaron que las acciones que está tomando el gobierno de Guanajuato con respecto a la escasez de gas natural son favorables. Entre las decisiones se encuentra, promover gestiones y permisos necesarios para que empresas puedan instalar unidades de gas estacionario que les permita hacer frente a la escasez, buscar la adquisición de gas natural con empresas comercializadoras y distribuidoras del energético, convocar al apoyo de otros estados para trabajar en conjunto en estrategias y negociaciones sostenibles y sustentables, entre otros. Aunque los dos líderes comentaron que varios de los proveedores para las empresas, en las que trabajan, no se encuentran en Guanajuato. Mario de la Cruz Álvarez comentó que las plantas manufactureras de CIE Automotive en Celaya, Coahuila y el Estado de México se han visto afectadas de forma directa pues se les ha pedido parar producción de 6 de la tarde a 11 de la noche, momento que es clave para las labores de las plantas y que de seguir así por 3 o 4 días, se vería afectado el cliente norteamericano.

Tanto Horst Mollhoff como Mario de la Cruz Álvarez dijeron que era momento de atacar el problema y no ser pasivos con la situación. Resaltaron que las empresas Tier 1 y Tier 2 deben de estar en comunicación con sus proveedores para saber si estos cuentan con las materias primas necesarias o si el desabasto de gas natural traerá retrasos en su cadena de proveeduría, esto con el fin de encontrar una forma atender a dicha situación. Ante esto, la idea es clara, apoyarse mutuamente. Mario de la Cruz Álvarez invitó a las empresas a acercarse a sus respectivos clústers para trabajar en conjunto y Horst Mollhoff invitó a buscar un ganar ganar entre proveedores y clientes, en donde estos apoyen en sus procesos. Además, mencionó que, de seguir así la situación, en un futuro las empresas podrían hacer mayores gastos con el fin de adquirir gas natural y tener reservas, pero esto significaría tener un sobreabastecimiento de un recurso. Por otra parte, Mario de la Cruz Álvarez consideró que sería adecuado identificar a otros proveedores de gas natural en la frontera de México.

Aunque, al parecer, el paro o el ajuste de producción aún no ha afectado de manera marcada a proveedores, empresas Tier 1 y Tier 2, y OEMs, de seguir la escasez de gas natural este escenario podría cambiar y es que tener otra forma energética que no sea gas natural es más cara y tardada por el momento. La respuesta para lidiar con la situación se encuentra en mantener la comunicación con la cadena de proveeduría para tomar decisiones y apoyarse con el Gobierno Estatal y Federal. Por ahora esperaremos hasta el 21 de febrero para conocer si la situación del desabasto de gas natural cambia.

Seguiremos informando.

 



AMÉRICA
ARMADORAS
AUTOMÓVILES
COMBUSTIBLES
ENERGÍA
ESTADOS UNIDOS
GUANAJUATO
INDUSTRIA
INTERNACIONAL
MÉXICO
PRODUCCIÓN
PROVEEDURÍA
TIER 1
TIER 2

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X