Leer la revista online
Leer la revista online
 

Agroindustria

Agroindustria mexicana, fuerte a pesar de la COVID-19


por Cluster Industrial 2021-01-05 13:30:00 Compartir

A pesar de los paros industriales derivados de la COVID-19, la agroindustria en México registró en 2020 un superávit en exportación de 10,475 millones de dólares, registrando así un crecimiento anual de 42.5%.


A inicios de 2019, la agroindustria mexicana, y sus sectores afines, registraron un superávit de 9 mil 91 millones de dólares, el más alto en 28 años. Pero en 2020, las exportaciones sufrieron una caída por la pandemia derivada de la COVID-19. El mayor impacto lo vivió la industria hortofrutícola, pues el cierre de negocios en Estados Unidos afectó a este sector pues el 56% de la agroindustria en México es fruta y de ese, el 80% va al país vecino del norte.

Tras el paro económico de distintos sectores, la agroindustrial fue considerada una actividad esencial y le permitió crecer un 0.3%, mientras el Producto Interior Bruto (PIB) del país se desplomó por encima del 10%. Así, el superávit de la balanza comercial agroalimentaria en México en 2020 fue de 10,475 millones de dólares, registrando un crecimiento anual de 42.5%, según lo reportó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER). En otros números, las ventas de productos agropecuarios fueron de 15,314 millones de dólares y 17,256 millones de dólares en productos agroindustriales. Por el lado de las importaciones, se sumaron 22,096 millones de dólares, 7.5% menos respecto al periodo enero-octubre de 2019.

Pero la industria no solo tuvo que lidiar con los paros económicos de la COVID-19 en Estados Unidos, sino también se vio transformada con la llegada del T-MEC el 1 de julio, pues el acuerdo incluía una legislación más estricta en temas ambientales y sobre todo laborales. Aun así, pese a los temores, el tratado no ha afectado en nada al bloque exportador, que ya traía un buen intercambio con el vecino del norte, generando que, de las ventas al exterior del sector, los productos agropecuarios aporten el 47% y los agroindustriales el 53%.



Pero, varios empresarios agroindustriales creen que el mayor reto es su relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues el gobierno les ha hecho recortes presupuestales y ha priorizado a pequeños productores, haciendo que el presupuesto asignado a la Secretaría de Agricultura para 2021 no sea mayor a 2 mil 500 millones de dólares, una cifra muy similar a la del 2020. Sumado a esto, recientemente, México prohibió el maíz genéticamente modificado, el uso de glifosato, el herbicida más utilizado en Estados Unidos, y eliminará gradualmente las importaciones como parte de los esfuerzos del gobierno para lograr la autosuficiencia en la producción de alimentos para 2024.

Estas acciones nacen ante la promesa de Andrés Manuel López Obrador de fortalecer la autosuficiencia de México en la producción de energía y alimentos, con el objetivo de reducir las importaciones de gasolina y otros productos. Además, el presidente considera que el maíz transgénico ayudará al medioambiente, pero el país depende de las importaciones de maíz amarillo de Estados Unidos, el cual en su mayoría es transgénico, para alimentar al ganado. Organismos agroindustriales de México criticaron la decisión de prohibir el maíz transgénico, mientras que los productores orgánicos elogiaron la medida que protegerá a los agricultores más pequeños.

Parece ser el mayor reto que vivirá la agroindustria mexicana, a parte de adaptarse al T-MEC y lidiar con la COVID-19, será desarrollar su producto sin el apoyo de transgénicos y del gobierno mexicano.

 



AMÉRICA
MÉXICO
SUSTENTABILIDAD
USMCA

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X