Leer la revista online
Leer la revista online
 

Innovación y Tecnología

Audi controlará chasis y propulsión con una computadora 10 veces más potente


por Cluster Industrial 2020-08-31 09:45:00 Compartir

Audi propone unir el control del chasis y el sistema de propulsión en un procesador integrado al vehículo que se encargará de la dinámica longitudinal y transversal. Funcionará para vehículos eléctricos, híbridos o con motor de combustión.


Gracias a la interconexión inteligente de la Plataforma Electrónica de Chasis (ECP) de Audi, los chasis son capaces de desplegar todo su potencial a través del dispositivo electromecánico de estabilización activa del balanceo (eAWS), la suspensión activa predictiva y la dirección dinámica a las cuatro ruedas (DAS). Y para el Audi e-tron, se utiliza el sistema integrado de control de frenos (iBRS) que se convertirá en la tercera variable en el desarrollo del chasis.

 

Actualmente, la marca está desarrollando un procesador para vehículo que será claramente más potente que la actual Plataforma Electrónica del Chasis (ECP) y controlará casi todas las funciones de la dinámica longitudinal, transversal y vertical. Funcionará 10 veces más rápido que los sistemas actuales y podrá controlar hasta 90 funciones, en comparación con las 20 que es capaz de gestionar la actual ECP. Otra novedad será su capacidad modular para funcionar con diversos tipos de sistemas de propulsión: vehículos eléctricos, híbridos o con motor de combustión, así como de tracción delantera, total o trasera para modelos eléctricos. Mediante el control electrónico inteligente, el desarrollo de la tecnología del chasis en Audi impulsa la interconexión de los componentes mecatrónicos individuales y las funciones del vehículo.

 

Un ejemplo que ilustra perfectamente el enorme esfuerzo que Audi invierte en el diseño técnico del chasis es el sistema electrónico de estabilización del balanceo de los Audi SQ7 y SQ8, que puede desplegar todo su potencial gracias a la interconexión inteligente. En estos SUV grandes se reducen al mínimo los movimientos de la carrocería en curva y en cambios de carga. Además, el sistema proporciona unas capacidades de dinámica transversal sorprendentemente altas y una excepcional experiencia de conducción.

 

Además, Audi está trabajando en el sistema integrado de control de frenos (integrated Brake Control System iBRS) de los modelos e-tron que ilustra la creciente interconexión entre la tecnología del chasis y del sistema de propulsión. El iBRS es el primero en combinar tres tipos diferentes de recuperación: la manual en retención mediante las levas de cambio; la automática en retención mediante el asistente de eficiencia predictiva; y la recuperación en frenada con una transición suave entre la desaceleración eléctrica e hidráulica. El Audi e-tron desacelera exclusivamente con los motores eléctricos, sin utilizar el freno convencional, lo que ocurre en más del 90 % de las ocasiones. Como resultado, prácticamente todas las maniobras normales de frenado proporcionan energía a la batería.

 

Gracias a este nuevo concepto de accionamiento electrohidráulico de los frenos, del que Audi es pionera en el mundo en un automóvil eléctrico de producción, el conductor no percibe la transición desde la fase de recuperación con freno eléctrico mediante los motores hasta el frenado convencional por fricción del sistema hidráulico.

 



AUDI
AUTOMÓVILES
ELECTRIFICACIÓN
MOVILIDAD
TECNOLOGÍAS
VEHÍCULOS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X