Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

Una historia que contar: CLAUTEDOMEX y los respiradores pulmonares


por Cluster Industrial 2020-08-12 13:09:00 Compartir

El desarrollo del respirador Ehécatl se basó en la unión de distintas empresas del sector automotriz, lo explicó Elisa Crespo durante un webinar en el que contó qué significa para la industria ayudar ante la COVID-19.


El 12 de agosto de 2020 se celebró el webinar 'Una historia que contar: CLAUTEDOMEX respiradores pulmonares', junto con el Clúster Automotriz del Estado de México (CLAUTEDOMEX), colaboradores en la fabricación del respirador y Cluster Industrial. Esto con el fin de informar sobre el desarrollo que tuvo el Ehécatl, uno de los dos primeros respiradores mexicanos, hecho para lidiar con la COVID-19 que ha afectado a nuestro país.

 

En un principio, Adrián Martínez, editor de Cluster Industrial, comentó que un hecho como este era digno ser contado para el país, en un momento donde las noticias negativas bombardean a los mexicanos, saber sobre los respiradores da un soplo de esperanza e ilumina el futuro, más cuando  la COVID-19 ha traído, además de una pandemia, una crisis económica que la industria automotriz sigue superando, agregando que fue en tiempo récord, pues un proyecto de tal magnitud se desarrollaría de 3 a 5 años, en este caso fueron solo 4 meses.

 

Para iniciar esta historia, la maestra Elisa Crespo, presidenta ejecutiva de CLAUTEDOMEX, agradeció el compromiso que tuvo la industria manufacturera y automotriz al llevar a cabo este proyecto. 'La industria automotriz siempre ha hecho frente a adversidades y continuar nos llena de orgullo', afirmó ante la cámara y rescató que solo a través de la colaboración se puede llegar a una meta. Por lo que invitó al Gobierno Federal a establecer vínculos de confianza con el sector industrial. 'Este es un éxito de trascendencia porque salva vidas', comentó antes de pasarle la palabra al doctor Hugo Gámez, director de CIDESI de Estado de México.

 

Por su parte, el doctor Hugo Gámez mencionó que antes que los efectos de la pandemia se vivieran en México, él pronosticaba un golpe a la nación, esto a partir de su estadía en Europa, hace varios años, donde descubrió que los europeos iban al médico en cuanto se sentían enfermos, cultura que no se comparte en México. Lamentó las pérdidas que se han vivido en la nación y que seamos el tercer lugar en muertes a nivel mundial, pero comentó que ante de llegar a esta situación él consideró necesario aportar algo desde la trinchera de la industria, por lo que contactó a la maestra Elisa Crespo y a finales de marzo empezó la iniciativa. La intención era construir un ventilador que pudiera luchar contra la COVID-19, es así como empieza a armarse el Ehécatl, que significa dios del viento en náhuatl.

 

 A continuación, Gunther Barajas, VP de Dassault Systemes de México, estuvo a cargo de la conceptualización y diseño. Durante abril, cuando empezaron a sentirse los estragos de la pandemia de la COVID-19, él estaba trabajando con emprendedores de la Ciudad de México en el desarrollo de mascarillas. Fue en ese momento, cuando Gunther Barajas le preguntó a la maestra Elisa Crespo ¿qué podemos hacer por México apoyándonos en el musculo automotriz? La respuesta fue ayudar al doctor Hugo Gámez. Es así como Dassault Systemes de México estuvo a cargo de la simulación de las piezas que se iban desarrollando, ofrecieron retroalimentación, materiales idóneos para que el ventilador tuviera éxito y buscaron cuál sería el mejor diseño basado en el flujo de aire para aguantar los ciclos del respirador Ehécatl, pues el trabajo no es solo llenar los pulmones de oxígeno, sino saber en qué medida hacerlo para no generar daño al organismo humano. La maestra Elisa Crespo tomó la palabra y afirmó que su clúster seguirá trabajando con estos ventiladores para mejorarlos y ofrecerle al país lo que necesiten para salir adelante, gracias a la tecnología que se vive en la industria automotriz.

 

En la introducción de Gabriel Moreno, director general de Innovax, se hizo énfasis en que fueron necesarias 42,500 piezas para la conceptualización del respirador Ehécatl y que él conformó un equipo capaz de realizar ese trabajo. Además, contactó a los distribuidores necesarios para que Innovax desarrollará las más de 42 mil piezas. Entre estos distribuidores se encontraban micro y macro empresas del sector automotriz y aeroespacial. Por otra parte, el tiempo fue fundamental, pues las piezas tenían que estar en los primeros 15 días del proyecto. Tras un mes, se logró la fabricación de todos los componentes, tanto mecánicos como electrosoldados. Gabriel Moreno comentó que los equipos ya están siendo ensamblados y agradeció la participación de empresas como ZF e Hitachi que apoyaron bastante durante la producción.

 

Llegado este momento, el doctor Hugo Gámez, explicó que el funcionamiento del ventilador Ehécatl está basado en el concepto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés). Solo que el ventilador mexicano mejoró el modelo estadounidense, ya que este no contaba con la parte de sensores, ni la programación del modo operatorio. Es decir, el modelo del MIT no estaba pensado para cuidados intensivos y es ahí donde la ingeniería mexicana mejoró el modelo. A lo que la maestra Elisa Crespo aprovechó para invitar a los directivos del MIT a unirse con México para producir ventiladores capaces de lidiar con la COVID-19 y cuyo avance se quedará para siempre en la humanidad. Enseguida, ella pasó la palabra a Daniel Romero, CEO de Prettl y cuya visión de integración hizo posible el proyecto.

 

Daniel Romero inició con un agradecimiento al sector médico, pues sabe que este arriesga su vida todos los días para suplir las carencias que tiene el servicio médico de México. Por lo que sabe que los ventiladores no solo son para los pacientes de la COVID-19, sino para los médicos que luchan con la enfermedad. Además, agregó que la unión fue gracias a que sabía que tenía un equipo capaz de realizar el subensamble de los respiradores Ehécatl y para poyar a sus trabajadores ante la recesión económica. Es por ello que Prettl de México decidió unirse a la labor con CLAUTEDOMEX, en este caso con el subensamble. 'Todos debemos de estar preparados para los cambios', dijo, cuando explicó que el ensamblaje inició en una sala de junta con solo 100 m2 y a través de espacios que adaptaron para guardar los componentes de los respiradores y los respiradores antes de ser transportados a donde serían ensamblados en su totalidad. Aunque el espacio fue un reto, se logró gracias al esfuerzo de todos. Por último, comentó que las manos que están armando los respiradores Ehécatl son femeninas, por lo que el futuro de México está en las mujeres.

 

El último en comentar su participación fue Carlos Marín, gerente general de ZP Workholding. Él agradeció que se le tomará en cuenta para un proyecto tan grande e importante, agregó, que esta experiencia lo ha hecho crecer y que sabiendo lo importante que es la calidad, la cantidad y el tiempo de desarrollo de los respiradores, se ha dado a la tarea de contactar a proveedores de gabinetes, quienes también han ayudado al proyecto, ya que han adaptado dichos gabinetes a formatos más aptos para el equipo del Ehécatl y económicos.

 

Durante la sesión de preguntas y respuestas, se pidió el nombre de algunas empresas que apoyaron, entre las que destacaron: Hitachi, ZF, CNS, FGR, INNOVA, PRETTLE, INDUMEC, entre otras. Y se cuestionó sobre si los ventiladores serían solo para México o serían exportados, a lo que la maestra Elisa Crespo comentó que por el momento el Ehécatl es para las zonas más vulnerables del país, por ejemplo, el primer ventilador se entregó en Veracruz y actualmente hay algunos en colegios para la capacitación del uso correcto de este. Además, comentó que ya hay 157 respiradores instalados en hospitales del país y 120 ensamblados esperando por su distribución. Por último, preguntaron ¿cuál fue la participación de CONACYT? A lo que se respondió que la institución financió una parte del desarrollo de los ventiladores.

 

Para finalizar la maestra Elisa Crespo dijo: 'Los académicos, el gobierno federal y la industrial logramos tener un solo leguaje llamado México y sin duda alguna, la industria automotriz ha puesto las bases para ello. Por eso, es necesario mesas de trabajo para impulsar una industria naciente'. Lo cual nos deja una enseñanza sobre el futuro de nuestra nación.

 



AMÉRICA
ARMADORAS
EXPORTACIÓN
INDUSTRIA
INTERNACIONAL
MÉXICO
PARQUE INDUSTRIAL
PRODUCCIÓN
RED NACIONAL DE CLUSTERS
TECNOLOGÍAS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X