Leer la revista online
Leer la revista online
 

Relaciones Bilaterales

Amia prepara contrapropuesta para EU en sector automotriz


por Cluster Industrial 2018-05-02 00:00:00 Compartir

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) rechazó una nueva propuesta de Estados Unidos sobre reglas de origen en el sector, por lo cual trabajará en una contrapropuesta basada en planteamientos realizados durante las negociaciones del


Con ello, será la primera vez que el gobierno mexicano presente una propuesta en reglas de origen para el sector automotriz, pues la AMIA manifestó su oposición a mover los porcentajes establecidos en el TLCAN desde el inicio de las negociaciones. El planteamiento sería puesto sobre la mesa de negociaciones el 7 de mayo próximo cuando se dé inicio a una nueva ronda ministerial, aunque eso será una decisión de la Secretaría de Economía. El gobierno de Estados Unidos hizo una propuesta el jueves pasado que “preocupa, porque sigue siendo inalcanzable y no es realista, dadas las condiciones de las industrias automotrices” en los tres países integrantes del TLCAN: México, Canadá y Estados Unidos, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA. Eduardo Solís, presidente de la AMIA. La propuesta estadounidense, difundida el jueves pasado, fue rechazada por las industrias asentadas en Estados Unidos y Canadá el pasado viernes, y este lunes la AMIA manifestó su negativa a aceptarla. Solís consideró que sin un avance en reglas de origen en la industria automotriz, “no se puede hablar de un preacuerdo” para cerrar las negociaciones. El presidente de la Amia expuso que la nueva propuesta es “disruptiva” para los flujos de inversiones, por lo que el planteamiento del gobierno mexicano, en conjunto con la industria en México, pretenderá ser “asequible”. Solís explicó que Estados Unidos solicitó un nuevo porcentaje de contenido regional de 75 por ciento, con un plazo de aplicación de cuatro años para vehículos ligeros, y de dos años para las camionetas. En materia de acero y aluminio, el gobierno del presidente Donald Trump exigió que 70 por ciento de ese material que se usa para la manufactura de vehículos sea adquirido en América del Norte. El gobierno estadounidense encabezado por Donald Trump busca revertir esta tendencia para favorecer a las plantas establecidas en su país, mediante el endurecimiento de las reglas de origen del TLCAN. Desde que inició la renegociación del acuerdo, ha puesto sobre la mesa tres propuestas. La última de ellas establece al menos cinco candados para que los vehículos fabricados en Norteamérica puedan obtener una preferencia arancelaria. FOTO ESPECIAL Establece una lista de siete componentes ‘core’ —entre ellos, el motor, la transmisión, la suspensión y el chasis— que en conjunto deben sumar 75% de contenido regional. Este requisito antes no existía. Elimina la regla de rastreo, un concepto que ahora da a los fabricantes la posibilidad de que los componentes de los vehículos que fabrican en Norteamérica sean considerados originarios de la región al 100%, mientras incorporen solo un 62.5% de insumos provenientes de Estados Unidos, México o Canadá. Este valor adicional que se gana en cada componente es lo que permite cumplir la regla actual. Que el 40% del valor de los autos y las SUV, y 45% del valor de los pickups fabricados en la región, provengan de componentes que hayan sido producidos por empleados que reciban un salario de entre 16 y 19 dólares la hora. Estados Unidos y Canadá cumplen con este requisito, pero México no. Que el 70% del acero y aluminio utilizado por los fabricantes de vehículos provenga de Norteamérica. Solís asegura que esta propuesta es demasiado rígida, y afirma que busca favorecer solo a las empresas estadounidenses, principalmente a los fabricantes de acero y de autopartes. Por ello, añade, resta competitividad a la región, en tanto que las automotrices deben de cumplir con todos estos requisitos para poder comercializar sus vehículos en la zona con preferencia arancelaria. Estados Unidos ya ha cedido en algunos puntos —por ejemplo, desechó la idea de que el 50% de los componentes de los vehículos tengan que provenir de Estados Unidos—, pero el equipo negociador de ese país ha dejado claro que no está dispuesto a irse con las manos vacías. Así, México también está cediendo y ya ha abandonado la idea de mantener intacta la regla de origen. Fuente: Cluster Industrial +

 




Podría interesarte...
Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X