Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

¿Cuáles son las oportunidades y los desafíos del T-MEC para la industria automotriz?


por Cluster Industrial 2020-07-14 13:05:00 Compartir

El ingeniero Óscar Albín dio, a través de un webinar, su opinión sobre las oportunidades y los desafíos que vive la industria automotriz con la entrada en vigor del T-MEC.


Introducción

 

El 14 de julio de 2015, el ingeniero Óscar Albín, presidente ejecutivo de Industria Nacional de Autopartes, presentó un webinar llamado Oportunidades y Desafíos de la Industria Automotriz ante la llegada del T-MEC, en el que abordó la historia de la industria automotriz, así como el futuro que se contempla para esta.

 

En un principio, el ingeniero que la manufactura de la industria automotriz está pasando un reto por la llegada de la industria 4.0 y lo que significa para esta, ya que ahora no solo se necesita de buena mano de obra sino también de buen equipo y en su opinión, será a través de una inversión con lo que las empresas podrán ser competitivas.

 

Perspectivas de la industria automotriz a nivel mundial

 

Tras dar su visión sobre la integración de la industria 4.0, el ingeniero Óscar Albín mostró cuál ha sido el pasado de la industria automotriz, siendo esta la productora de 90 millones de vehículos en todo el mundo durante el 2019, de los cuales, 4 millones se fabricaron en México, un número importante cuando se compara con China que produce 25 millones de automóviles, pero de esos 25 millones solo se está importante el 4 % mientras que en México, el 90 % de su producción va a Estados Unidos. Además, las autopartes que se hacen en el país son enviadas a fábricas en Estados Unidos, por lo que, como industria automotriz, nos importa que suceda con Estados Unidos.

 

 

Nuestra relación con Estados Unidos nace de nuestra posición geográfica, ya que para el país es más fácil exportar vehículos de México que de Centroamérica o de Asia, además, nuestra ubicación nos permite como nación tener más de 13 tratados de comercio con 52 países, lo que hace que exportemos 3.3 millones de autos y 81 mil millones de dólares en autopartes y por si fuera poco en México hay más de 600 fábricas de autopartes de nivel 1. A lo que el ingeniero Óscar Albín comentó que un ejemplo de los beneficios de nuestra geografía fue el New Beetle de Volkswagen que se globalizó gracias a nuestro país.

 

Pero no todas son buenas noticias, ya que como se sabe, la pandemia del COVID-19 vino a cambiar los números para la industria automotriz. El ingeniero Óscar Albín comentó que según IHS Markit se pronosticaba que para el 2020 habría un movimiento de 16.68 millones de autos, pero por la pandemia solo se han movido 12.1 millones. Pero que el panorama no es tan sombrío, ya que la industria se ha recuperado más rápido de lo esperado tras el COVID-19.

 

¿Qué significa tener un tratado comercial en México?

 

En 1993, cuando entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en el país la industria automotriz significaba un 10. 3 %. Hoy, en 2020, significa 20.5 %. Lo que significa no solo que la industria automotriz ha crecido más del doble gracias al antiguo tratado, sino que la industria se ha convertido en la más importante de México. Haciendo que el 34 % de las empresas establecidas de Tier 2, Tier 3 sean mexicanas y que el país sea el quinto productor de autopartes a nivel mundial. ¿Y dónde están esos fabricantes? En el norte de la región, ya que para Estados Unidos es más sencillo exportador de la frontera. Pero en el bajío también hay una buena cantidad de fábricas, el 31.2 % de producción nacional. Estos números representan que en 2019 se empleó más de un millón de personas en las manufacturas de automotriz.


A todo lo antes mencionado, el ingeniero Óscar Albín comentó que el presidente de Estados Unidos, Trump, quiso revisar el TLCAN porque éramos el segundo país con mayor déficit comercial, solo superado por China. Y después de dos años y medio de negociaciones hubo una transformación con el tratado. Estados Unidos y Canadá necesitan de México para abastecerse de autopartes, porque somos un país de bajo costo bien ubicado.

 

Transformaciones con el T-MEC

 

El ingeniero Óscar Albín mencionó que tal vez la mayor transformación sea la regla de contenido regional, pues si antes, con el TLCAN era del 62.5 %, ahora con el T-MEC será de entre el 70 % y 75 % dependiente el vehículo. Además de un 70 % de contenido de acero y aluminio de la región. Aprovecho para comentar que el desafío está en que, del 75 % de contenido regional, las core parts deben tener un 75 %, las parte principales un 70 % y las complementarias un 65 %. Lo cual implica el trabajo de comunicación mayor con nuevos proveedores.

 

¿Qué pasa si la armadora no cumple con los requisitos? Hay un impuesto muy claro establecido por la Organización Mundial de Comercio (OMC): los vehículos ligeros tendrán que pagar un 2.5 %, las pick ups un 25 %, el tractocamión 2.5 %, el rabón 25 % y las autopartes 2.2 %. Lo cual no es negativo, ya que México exporta en su mayoría vehículos ligeros y tractocamiones. Pero este impuesto podría obligar a empresas europeas como Audi, Volkswagen, BMW a desarrollar más fábricas en México para generar mayor contenido regional. Lo mismo sucedería con marcas asiáticas como Nissan, Toyota, Mazda, Honda y Kia Motors.

 

La incorporación de estas empresas europeas y asiáticas es muy factible e irá sucediendo de forma paulatina, a menos que sucediera un tsunami o un terremoto que destruyera las fábricas, ejemplificó el ingeniero Óscar Albín.  Por lo que, en su opinión, el T-MEC dará oportunidad de negocios a mediano plazo y a corto plazo seguiremos básicamente como hemos estado en los últimos años.


Mejoras laborales en México

 

Otra de las oportunidades que trae consigo el T-MEC es que, al incorporarse más fábricas europeas y asiáticas en México, estás necesitan seguir produciendo innovaciones tecnológicas al mismo tiempo que fabrican los modelos ya conocidos, por lo que los principales Tiers 1, necesitarán de más ingenieros y México, al ser un país de bajo costo, es una opción muy viable para producir esos empleos. Un ejemplo que dio el ingeniero Óscar Albín fue que Ford tiene 2 mil ingenieros mexicanos trabajando para la marca.

 

Es decir, después de lo antes comentado, México tiene oportunidad de incrementar la manufactura de autopartes, incrementar el contenido regional de automotores en la región de Norteamérica, crecer en regionalismos y nacionalismos alrededor del mundo. Darle a Estados Unidos un incremento en aranceles. Pero para lograr esto se requiere un aumento en la competencia laboral. Otro de los beneficios que trae el T-MEC es que obliga a las empresas a tener un orden y paz laboral con sus colaboradores. Pero, uno de los mayores inconvenientes que tiene la nación es la seguridad. Situación que ha obligado a que fabricas mexicanas se instalen en Estados Unidos.

 

El ingeniero Óscar Albín comenta que es necesario regresar a la lista de los 25 países con mejor inversión, habría que regresar y que esto se logrará promocionando mejor a México, trabajando en una capación constante para los trabajadores; generar desarrollo e investigación y trabajar con el gobierno para mejorar la educación del país, pues los ingenieros salen con información caducada y su desarrollo laboral consta en actualizarse y ser aprendices de otros ingenieros.

 

Óscar Albín considera, así como otros expertos, que el T-MEC es un tratado que abre las posibilidades de un país que debe de actualizarse para seguir creciendo, por lo mismo, él invitó a los ingenieros a mantenerse en la vanguardia en idioma, tecnología y comercio.

 



ACUERDO COMERCIAL
ARMADORAS
AUTOMÓVILES
ESTADOS UNIDOS
MÉXICO
NEGOCIOS
PRODUCCIÓN
PROVEEDURÍA
USMCA
VEHÍCULOS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X