Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

La cena en la Casa Blanca y su verdadero propósito para la industria automotriz


por Cluster Industrial 2020-07-10 10:45:00 Compartir

Aunque los CEO de Ford, GM y FCA no asistieron a la cena que ofreció Trump por la visita de AMLO, representantes de dos de las compañías sí estuvieron presentes. Aquí, analizamos la verdadera intención de estas invitaciones.


Una visita que pocos pensaron que tendría lugar terminó en una cena con destacados empresarios mexicanos y estadounidenses para celebrar la declaración conjunta de entrada en vigor del T-MEC, y la primera visita de estado del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

La sorpresiva cena fue anunciada apenas el día lunes 6 a los CEOs de las tres grandes de Detroit: Ford (Jim Hackett), General Motors (Mary Barra) y FCA (Mike Manley). Ninguno de los tres asistió. ¿Por qué? ¿Acaso no era de su interés? No es así, la premura de la invitación, en medio de un resurgimiento de casos de coronavirus y una agenda muy apretada les impidió a los líderes de las tres automotrices asistir a la cena de gala.

 

En su lugar, Ford envió a Kumar Galhotra, el recientemente nombrado Director de Operaciones de Ford en Norteamérica, mientras que GM envió a su consejero general Craig Glidden, y FCA no envió a ningún representante, según la Casa Blanca. La presencia de Galhotra es sumamente importante, ya que dentro de sus labores está el velar por las operaciones de Ford en México a nivel región.

 

¿CUÁL ERA LA INTENCIÓN DE LA CENA?

 

Muy sencillo. Como apuntó la empresaria mexicana Patricia Armendáriz, quien asistió a la cena, el evento fue una oportunidad para congratularse entre ambos presidentes y darle oportunidad a empresarios de alto perfil (seleccionados por ambos países) para presentar su visión del T-MEC como justo lo que la región de Norteamérica necesita para prevalecer y fortalecerse en el mundo.

 

Empresarios mexicanos y estadounidenses anunciaron planes de inversión en ambos países, incluyendo la sorpresiva noticia de inversión energética de SEMPRA en México. Pero en la industria automotriz, la presencia de las grandes armadoras de Detroit tenía un papel de certidumbre, ya que una gran parte de las reglamentaciones del nuevo T-MEC están dedicadas a la industria automotriz y esta representa un porcentaje importantísimo en las exportaciones de México a Estados Unidos y Canadá.

 

Esta certidumbre es, específicamente, el ofrecer la seguridad de que las nuevas normas de contenido regional, normas salariales, de resolución de conflictos, etcétera, se llevarán a cabo sin contratiempos, promoviendo mayores inversiones de Ford, GM, y FCA, así como el nearshoring de proveedurías asiáticas y europeas.

 

¿QUÉ SIGNIFICA QUE LOS CEOs AUTOMOTRICES NO HAYAN ASISTIDO?

 

Bueno, como hemos dicho, significa en primera instancia que están pasando aún por los estragos de la recuperación y escalada en producción de sus plantas en Norteamérica y eso los tiene con una agenda muy ocupada. Sin contar los asuntos legales que deben arreglar con sus sindicatos en cortes federales de los Estados Unidos.

 

Pero en el fondo, la ausencia de los CEOs no significa que Ford, GM o FCA estén echando a menos el T-MEC y todo lo que este implica, si acaso, da muestra de que estos fabricantes ya venían preparándose para el nuevo acuerdo comercial desde mucho antes de la aparición del coronavirus, y ni siquiera la pandemia ha frenado los planes de producción de las tres armadoras en México, por lo que asistir a la cena no era más que una formalidad.

 

En lo real, los tres fabricantes siguen el camino de producción e inversiones que han trazado para sus plantas en México. Aunque Kumar Galhotra, de Ford, declaró hace algunos días que ciertas limitaciones en asistencia de trabajadores para su planta de Chihuahua, le parecía poco sustentable, pero, también aseguró que esta no afecta la producción requerida al corto plazo; además Ford ha retomado con fuerza la manufactura de sus nuevos íconos, el Mustang Mach-E y la Ford Bronco. FCA ha reportado buenos números en producción y exportación en México desde su reapertura y General Motors también está logrando reponerse en estos indicadores.

 

Así que, la industria automotriz no debe preocuparse por la ausencia o asistencia en esta cena. Para los fabricantes de autos estadounidenses, México, el T-MEC y las oportunidades de inversión y producción en la región no están en la Casa Blanca, están en los pisos de producción.

 



ACUERDO COMERCIAL
AMÉRICA
ARMADORAS
ESTADOS UNIDOS
FIAT CHRYSLER
FORD
GENERAL MOTORS
INDUSTRIA
INVERSIONES
MÉXICO
OPORTUNIDADES COMERCIALES
PRODUCCIÓN
PROVEEDURÍA

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X