Leer la revista online
Leer la revista online
 

Destacadas

Situación de industria automotriz en relación con la estadounidense: Perspectiva de Manuel Montoya


por Cluster Industrial 2020-04-20 10:16:00 Compartir

Manuel Montoya Ortega, director general de la Red Nacional de Clusters de la Industria Automotriz y director general del Cluster Automotriz de Nuevo León, nos contó un poco del panorama general del sector en una entrevista.


Comentó que es un panorama complejo, ya que al tener las plantas detenidas, los proveedores también están detenidos. No se está produciendo ni facturando, lo cual va a afectar principalmente a los meses de mayo y junio. 



La gran pregunta es cuándo se retomarán las operaciones. El desajuste entre la industria automotriz estadounidense y la mexicana debido a que allá el sector automotriz sí se considera actividad esencial, supone un reto a los proveedores que tienen que surtir componentes a Estados Unidos, simplemente porque por ahora no lo pueden hacer. 



Ahora la industria tiene que ver cómo atender las dificultades. Lo primero es la salud de la gente, se tiene que procurar eliminar los riesgos de contagio en los espacios de trabajo. Las plantas armadoras y TIER1 ya lo tienen documentado e implementado. Lo segundo es ver cómo mantener el negocio.



El objetivo de hacer esto, es mantener el empleo de la gente. Para ello es importante atender las necesidades de la cadena de suministro para que puedan seguir entregando componentes a las armadoras y que puedan producirse vehículos nuevamente.



Montoya comentó que, en marzo cayeron 38% las ventas y que en abril se tiene una estimación de 50%. También refirió a datos de especialistas, los cuales estiman que este año Norteamérica va a vender 12 millones de autos, cuando el año pasado se vendieron 20 millones. 



Una vez que se retomen las operaciones, las plantas armadoras no van a producir vehículos de más; los vehículos se producirán con partes mexicanas, pero los volúmenes van a ser distintos. El reto será ajustar la producción de las plantas para poder atender los requerimientos y así mantener lo mejor posible los puestos y talentos.



Expresó que considera que a la industria le tomará algunos años recuperarse: ‘Yo compararía esto a la crisis que se tuvo en 2008 - 2009, en ese entonces cayeron un 40% las ventas, que es lo que yo estimo que van a caer este año; aunque México se recuperó rápido, la industria tardó quizás unos 5 o 6 años. Entonces tenemos que prepararnos para un esquema así, vamos a regresar a la situación de 2008 - 2009 y empezar poco a poco la recuperación de la industria. Hay que prepararse para un período largo’.



Lo primero que se debe de buscar con respecto a la relación que se tiene con la industria automotriz de Estados Unidos, es que las empresas que ya son proveedoras continúen siéndolo. Aseguró que la cuestión es ver la oportunidad que podemos tener como país para acelerar un poco más el regreso a donde estábamos; Montoya considera que esa oportunidad es el T-MEC, el cual, una vez que se implemente, las armadoras estadounidenses van a buscar a las mexicanas para recibir importaciones que hoy traen de Asia y Europa y que van a necesitar o preferir traerlas de Norteamérica, lo que involucra directamente a México. ‘Esto podría ayudarnos mucho a recuperar el mercado que teníamos hace unos meses’, expresó.



De la producción mexicana referente al sector automotriz, se exporta alrededor del 82% a Estados Unidos, hay un porcentaje extra que va a otros países como Canadá, Brasil y a Alemania aunque no es un porcentaje tan significativo. ‘Este esquema no creo que vaya a variar mucho, no es tanto el porcentaje, sino los volúmenes, va a depender mucho de cuándo se recuperen los mercados, sabemos que en Estados Unidos llegará una recesión, ahorita se está hablando de aproximadamente 2 millones de americanos que se quedaron sin trabajo, obviamente esas personas no van a comprar coches, la venta de vehículos se va a ir hacia abajo [...] nosotros vamos a depender, en parte, de la recuperación de Estados Unidos [...] Yo estimo que este año vamos a vender 40% menos que el año pasado’. 



Las medidas que cree ideales para poder tener los mejores resultados posibles es que se les permita a las plantas operar, que se considere al sector como esencial para alinear operaciones con la industria estadounidense y la canadiense. También, que haya incentivos federales o estatales para mantener los costos de trabajo. 



‘En el 2009 el gobierno federal dio un apoyo, a través del programa PRODIAT; la Secretaría de Economía daba apoyos a las empresas que estuvieran en una situación de crisis, se les daba un incentivo económico con el objetivo de mantener los costos de trabajo, este esquema funcionó muy bien, se disminuyó mucho el porcentaje de despidos. El gobierno actual ya dijo que no los habrá, pero eso sería lo ideal para mantener a flote los empleos’, dijo Montoya. ‘Esto va a repercutir en las PyMEs, es cierto que generan muchos empleos, pero si no hay negocio entre las empresas grandes tampoco se genera negocio para las chicas. Por eso conviene apoyar a las grandes para que pueda seguir dando negocio a las empresas medianas y pequeñas’, agregó.



Su expectativa es que a corto plazo se retomarán operaciones en México, que el gobierno tendrá que ceder, porque de lo contrario, las plantas en Estados Unidos no pueden operar sin los componentes de México. A mediano plazo, estima que se tendrán que equilibrar lo más posible las operaciones con la nueva realidad de mercado que surgirá después de la contingencia. Toda la cadena se tendrá que adecuar a esa nueva realidad.


 




ESTADOS UNIDOS
EXPORTACIÓN
MÉXICO
VENTAS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X