Leer la revista online
Leer la revista online
 

Artículos Especiales

Acero, cemento y vidrio vuelven a producción, ¿cuándo lo hará la industria automotriz?


por Cluster Industrial 2020-04-07 16:30:00 Compartir

Las autoridades han determinado que empresas cuya suspensión pueda tener un efecto irreversible para su operación, incluidas aquellas de acero, cemento y vidrio, sigan operando, pero ¿cuándo será el turno de la industria automotriz?


El debate continúa acerca de la esencialidad de la industria automotriz para volver a la actividad y ayudar a reactivar la economía nacional. Sin embargo, el Gobierno Federal a través del Diario Oficial de la Federación en su edición vespertina del 6 de abril, publicó la excepción de suspensión de actividades para empresas de algunos sectores, que dicho sea de paso, son necesarias para la continuación de los proyectos insignia de la administración actual.

 

El documento declara que la suspensión de actividades no esenciales no aplicará “para empresas cuya suspensión pueda tener efecto irreversible para su operación”. Esto incluye: empresas de producción de acero, cemento y vidrio, así como los servicios de tecnología de la información que garanticen la continuidad de los sistemas informáticos de los sectores público, privado y social. Estas empresas mantendrán una actividad mínima y deberán informar a la Secretaría de Economía acerca del número de trabajadores indispensables para cumplir con ello y con las prácticas sanitarias requeridas para atender la emergencia sanitaria, por ejemplo, no exponer a población vulnerable y mantener la sana distancia en el espacio de trabajo.

 

La actividad mínima no aplicará para “aquellas empresas de producción de acero, cemento y vidrio que tengan contratos vigentes con el Gobierno Federal para los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Corredor Transísmico y aquellos indispensables para PEMEX y la CFE. Para estos proyectos, las empresas sí operarán con el número que sea necesario de trabajadores, respetando las reglas sanitarias y de protección a grupos vulnerables.

 

Además, el documento integra a las empresas de mensajería, incluyendo a las empresas y plataformas de comercio electrónico, siempre y cuando cumplan con las prácticas señaladas por la autoridad (por ejemplo: Amazon o Mercado Libre). Asimismo, seguirán operando las empresas que llevan servicios de mantenimiento y reparación de producción de servicios indispensables como agua o electricidad.

 

LOS EFECTOS DE LOS PAROS EN LOS PROCESOS AUTOMOTRICES

 

EL anuncio en el DOF dejó a la comunidad automotriz preguntándose, ¿cuándo llegará el turno de la industria automotriz para volver? En Estados Unidos se ha tenido el mismo debate, que llevó a estados como Florida a declarar la industria automotriz como esencial.

 

Y es que hay procesos en el sector automotriz que no pueden detenerse por completo o dejar inantendidos por largos periodos ya que causarían efectos irreversibles para su operación.

 

Cuando hay un paro, la reprogramación de PLC suele ser costosa, esta puede representar un contratiempo para la industria. Por otro lado, los equipos mayores como prensas de estampado, moldes y troqueles para estampado, inyección, entre otros, son importantísimos y requieren mantenimiento aunque haya pausa en la producción. De hecho, es crucial que estén en perfectas condiciones para que se produzcan partes correctas y de buena calidad una vez que se retomen actividades.

 

Casi siempre, cuando hay paros programados, se aprovecha para dar mantenimiento y limpieza a naves, maquinaria e instalaciones, revisiones técnicas, chequeo de PLC, mantenimiento de herramentales (moldes y troqueles); esta es otra actividad esencial dentro de la industria para que no se tengan efectos irreversibles que afecten la vuelta a operación.

 

LAS ACERERAS AUTOMOTRICES RESPONDEN

 

Las plantas de producción de acero automotriz no pueden parar todas sus actividades por la naturaleza de las operaciones y los materiales que manejan. Con el anuncio reciente en el DOF podemos saber que, al menos los procesos mínimos necesarios, tendrán continuidad en las operaciones de estas empresas.

 

Algunas de las grandes acereras que proveen a la industria automotriz ya se han pronunciado al respecto, un caso es el de DEACERO, quienes mantendrán la actividad necesaria y seguirán habilitando las cadenas de suministro de industrias y actividades esenciales, así como las de sus empresas afiliadas y subsidiarias. Según DEACERO, pusieron en marcha desde el inicio de la contingencia un “Plan de Continuidad Operativa Integral” y han estado operando bajo “las más estrictas medidas internacionales de prevención y salubridad”. Esto implica protocolos estrictos de entrada, filtros, equipo médico de protección, protocolos de limpieza, acciones de distanciamiento social en áreas comunes y medio de transporte así como modalidad home-office.

 

Otra empresa es Ternium, esta enorme acerera implementó un plan integral para mitigar el riesgo de contagio de coronavirus (COVID-19) en todas sus locaciones, tanto industriales como comerciales. Para la continuidad de las operaciones, Ternium ha establecido comités de gestión de crisis en todas sus plantas en México y otros países para monitorear de cerca el desarrollo de los hechos relacionados con el virus e implementar y ajustar planes de acción, según sea necesario.

 

ENTONCES, ¿CUÁNDO SERÁ LA VUELTA A OPERACIÓN?

 

Aunque es urgente atender la crisis económica que viene, es más urgente aún ser precavido y no cometer los errores de otras naciones. Es por ello que, alineados a las autoridades competentes, las mismas automotrices irán definiendo los procesos que deban continuar por ser esenciales para su operación interna, y bajo las medidas adecuadas de seguridad. Sin embargo, la mayoría estarán fuera de producción normal durante todo el mes de abril, y algunas posiblemente hasta la primera semana de mayo.

 

No tendría sentido volver a una producción normal de forma inmediata en un mundo cuyo mercado automotriz ha sido reducido en gran medida por la crisis del coronavirus y sus efectos económicos y tampoco sería una decisión sabia en medio de la fase de mayor propagación. Por lo que, las grandes compañías automotrices en nuestro país están jugando sus cartas lo mejor posible, para volver de forma rápida y con los planes de producción adecuados al nuevo panorama mundial. Ahora, solo nos toca confiar en ellas para ser el motor que nos saque adelante una vez que aplanemos la curva.

 



AMIA
ARMADORAS
CÁMARAS
ENERGÍA
GUANAJUATO
INDUSTRIA
INTERNACIONAL
KIA
METALSA
MÉXICO
MOVILIDAD
NISSAN
PARQUE INDUSTRIAL
PRODUCCIÓN
PROVEEDURÍA
VEHÍCULOS
VENTAS

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X