Leer la revista online
Leer la revista online
 

Capital humano

Lo primero de lo urgente para retener a tu personal


Sin autor 2019-06-03 15:45:00 Compartir

Por Jean-Baptiste Kolié, Coach Certificado de Engage & Grow.


"En estas épocas todos hablan de calidad de productos, calidad de procesos, calidad en servicios, calidad en sistemas, pero muy poca gente habla de calidad humana y sin ella todo lo demás es mentira, es blof, es apariencia, sin fundamentos", Carlos Cuauhtémoc Sánchez. 


La alta rotación del personal en las empresas en la actualidad ya no es noticia y pareciera que la culpa la tiene el otro. De hecho, los jefes se quejan todo el tiempo de los colaboradores y los colaboradores de los jefes. Para otros, es la culpa del gobierno y del sistema económico en el que nos han envueltos. Y mientras se pasan la pelota de la culpa, la migración de los empleados no solo le cuesta una fortuna a la empresa, sino le hace perder una gran oportunidad de crecimiento y de competitividad.


¿De qué depende?

He decidido compartir mi reflexión sobre el tema en base a las llaves de solución de la firma Engage & Grow e inspirándome de las lecciones que nos deja Carlos Cuauhtémoc Sánchez (C.C. Sánchez) en su audiolibro 'Calidad Humana', (que, por cierto, recomiendo ampliamente a todas aquellas personas que tienen una función directiva y gerencial dentro de la empresa, especialmente a los dueños del negocio y a los gerentes de capital humano).


Es común que la prioridad en la empresa sea cómo producir más, vender más, crear y mejorar los procesos. Claro, en estos temas, no se detiene la inversión. ¡De acuerdo! Pero, ¿qué pasa con el tema de los empleados que llevan a cabo la producción, las ventas, los procesos? Además de los cursos de capacitación tradicionales cuyo propósito es sumar a los conocimientos de la gente, está muy de moda los talleres de motivación y de integración de equipo o recientemente el tema de salario emocional. ¡Perfecto! Podríamos decir que con estos programas lógicamente estamos atendiendo al capital más valioso de la empresa: su gente. Sin embargo, la realidad es otra, la mayoría de los empleados no tienen compromiso y prefieren marcharse de la organización.


¿Por qué entonces?

Si abriéramos un espacio donde la gente se exprese de forma anónima, sin presión, conoceríamos testimonios de ello, auténticos y sin censura. En las encuestas de compromiso laboral que hacemos en Engage & Grow, los comentarios anónimos que nos llegan son preocupantes. Todos concuerdan en algo: la falta de calidad humana en la empresa, más allá de la cuestión económica.


Preocuparse a crear calidad humana entre los colaboradores debería ser lo primero de lo urgente para cualquier empresa que quiere crear sentido de pertenencia en sus colaboradores y retenerlos.


En Engage & Grow creemos en esta máxima, por lo que nos enfocamos al corazón del negocio. Pues es aquí donde logramos reenfocar y afianzar a los empleados mediante una responsabilidad colectiva que permite alinear las emociones de todos a la visión y la misión de la empresa. Con esto, cambiamos el estilo de liderazgo heroico (líder omnipresente, hiper ocupado y preocupado, sin el nada funciona) en liderazgo colectivo (consciencia y responsabilidad colectiva, visión compartida, transparencia y reconocimiento).


"Necesitamos rehacer nuestros vínculos humanos. De nada sirve trabajar de sol a sol en un lugar en el que no tenemos amigos… Es doloroso sentirse preocupado y no contar con una persona a quien puede abrir el corazón…" (C.C. Sánchez).


Conocí en la ciudad de Léon, Guanajuato a un dueño adinerado de una cadena de pequeñas empresas con una visión teórica fantástica. Cuando me reclutó para ser consultor de procesos de capital humano para su cadena, yo estaba ilusionado. Sin embargo, una vez adentro, vi un abismo entre la visión del patrón y la realidad. Mi primera acción fue realizar un diagnóstico de clima laboral. El malestar estaba a un punto tal que más de la mitad para no decir casi todos los empleados, querían marcharse a pesar de que recibían un salario competitivo. Muchos de ellos estaban en su puesto, sólo por su sueldo esperando encontrar otra oportunidad para cambiar de aire. El patrón era un fanático de los procesos. Para él no importaba lo que pensaba la gente, pues él les pagaba sus sueldos cabalmente, además, por su nivel educativo, ellos no tenían que pensar (literalmente), solo cumplir con los procesos que nosotros teníamos que desarrollar. Las renuncias y las despedidas eran frecuentes en esta cadena. Al final, este dueño adinerado tenía que cerrar algunas de las empresas, pues la situación era insostenible.
Hace un par de meses en un taxi conocí a un chico que trabaja en una fábrica de calzado muy importante en la región. En el trayecto tuvimos oportunidad de charlar y el chico aprovechó para desahogarse de una tensa situación que viven en esta empresa. Me dijo el muchacho: 'nos maltratan los gerentes como si fuéramos animales, y la verdad no nos importa que la producción sea de mala calidad, es nuestra manera de hacernos presentes, y a mí, no me pueden correr porque tengo bastante experiencia, ellos lo saben'.


Pero también del otro lado, he escuchado a gerentes preocupados e hiper ocupados. Desafortunadamente, tienen a su cargo personas que, según lo que comentan, no saben ni siquiera que quieren para ellas mismas, por lo que no les importa ni su propio trabajo, ni la empresa. Y por ello, estos gerentes se pasan la vida en el trabajo estresados resolviendo problemas...


Pero díganme: ¿Qué siente un empleado en una empresa donde se tiene la sensación de que el trabajo de todo el equipo está solo al crédito de una sola persona, donde se aprovecha de la posición en la jerarquía, que hay menosprecio en el trato de las personas, donde hay celos entre las áreas en vez de considerarse como un único conjunto, un equipo…?


"La felicidad y la dicha de los seres humanos depende en gran medida de sus vínculos con los demás... Hablar de calidad humana es hablar de cuidar estos vínculos… Dar, convivir, amar, servir, ayudar es la naturaleza humana". (C.C. Sánchez).


Esto es, en Engage & Grow creamos relaciones significativas en la empresa porque vinculamos las personas creando empatía. De esta manera les ayudamos a rehacer sus vínculos humanos. Esto, a la empresa le urge y le conviene que su capital humano sea un equipo unido y no grupos atrincherados cada uno en posiciones defensivas y divididas por intereses personales. Porque de esto dependerá el nivel de compromiso y de afianzamiento de cada integrante.


¿Cuál es mi recomendación?

Hacer lo primero de lo urgente que consiste en rehacer y fortalecer los vínculos humanos, es decir vivir la calidad humana cuanto antes si queremos verdaderamente dar razones suficientes para disminuir la rotación de nuestro personal, si no, pues seguiremos haciendo lo mismo de siempre con los resultados que tenemos.


"El mundo del entrenamiento ha cambiado… Necesitamos cambiar el juego. Necesitamos ver más allá de lo que históricamente ha funcionado y pasar a un nuevo modelo – compromiso activo", Richard Maloney – CEO y Fundador de Engage & Grow.


Contacto:
Jean-Baptiste Kolié, LE& MFC
Coach certificado de Engage & Grow
(477) 134 53 89
jeanbaptistekolie@engageandgrowglobal.com
jeanbaptistekolier@gmail.com 

 





Podría interesarte...
Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X