Leer la revista online
Leer la revista online
 

Relaciones Bilaterales

Amenazas de Trump provocan demoras en comercio fronterizo


por Cluster Industrial 2019-04-03 12:07:00 Compartir

El movimiento de más de 700 elementos de Aduanas y Protección Fronteriza de las entradas de Nuevo Laredo, Acuña y Matamoros retrasará los intercambios comerciales durante al menos 30 días.


Aún no se sabe si las amenazas de Donald Trump de cerrar la frontera serán llevadas a la realidad o no, pero hoy, tres cruces importantes en el comercio exterior con el país del norte ya están afectando a la economía no solo de México, sino también de Estados Unidos.

 

Los pasos de Nuevo Laredo, Acuña del Río y Matamoros están teniendo un flujo de cruce muy lento, debido a la instrucción de Trump de enviar a alrededor de 750 elementos de Aduanas y Protección Fronteriza de los cruces a la línea fronteriza para vigilar el cruce de ilegales.

 

Además, el cruce de Piedras Negras-Eagle Pass también se ha visto afectado, al mover algunos de sus elementos a los cruces antes mencionados en un esfuerzo por aliviar la carga y acelerar el paso de viajeros y mercancías por estos puntos.

 

Será en al menos 30 días que se confirmará si los elementos movilizados regresarán a sus labores habituales, por lo que el retraso en el transbordo de autopartes y automóviles mediante vehículos madrina, entre muchísimos otros productos comercializados entre ambos países, podría generar un impacto económico negativo importante.

 

Las filas en las aduanas de estos puntos son kilométricas, y actualmente presentan esperas del triple del tiempo normal de cruce; por lo que puede considerarse que estos puntos están semi-cerrados.

 

En algunos puntos, las esperas se han disparado de 20 minutos a más de 5 horas.

 

¿QUÉ PODRÍA PASAR?

 

Si la frontera con Estados Unidos fuera cerrada por completo, cumpliendo con las amenazas de Trump, el impacto para las industrias de ambos países sería horrenda.

 

El comercio simple y la agricultura tendrían un impacto negativo, pero la industria automotriz estadounidense sería la más afectada.

 

La gran mayoría de las plantas automotrices en el sur de los Estados Unidos dependen del comercio de autopartes con México; las economías estatales, los proveedores y las OEMs recibirían un enorme impacto.

 

El 37% de las autopartes producidas en Estados Unidos son transportadas a México para su manufactura, según Kristin Dziczek, Vicepresidente de Industria, Labor y Economía en el Centro para Investigación Automotriz de Ann Harbor, Michigan.

 

Interrumpir toda esa cadena de logística con México significaría que muchas plantas quedarían detenidas; de ambos lados.

 

Tendremos que esperar al menos un mes, antes de conocer cómo escalará la situación con certeza, o quizás menos, Trump siempre puede sorprendernos.

 

 

 

 

 



AMÉRICA
ESTADOS UNIDOS
INTERNACIONAL
MÉXICO
PROVEEDURÍA

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si se continúa navegando asumiremos que se está de acuerdo con nuestra política de cookies.

X